Poner por escrito tus metas para el 2018 puede ayudarte a alcanzarlas

Por Angy Meza

Si nunca has hecho una lista escrita de tus nuevos propósitos, tal vez esto te ayude a decidir hacerla de una vez por todas.

La nostalgia, el deseo de cambio, las ganas de que todo lo malo quede atrás y la esperanza de que los nuevos comienzos nos traerán cosas buenas, siempre llegan con estas fechas.

Entre tanto evento, cenas, preparativos, la prisa habitual de que todo esté listo para nuestras celebraciones y el agotamiento que nos dejan el sin fin de actividades que tenemos que sortear año tras año, nos deja poco espacio en nuestras agendas saturadas para nosotros: realizar una lista de las metas en las que nos vamos a comprometer para los siguientes 365 días que están por llegar.

Los estudios realizados lanzan que solo el 8 % de las personas cumplen sus metas cada año. Esta cifra es bastante alarmante. En estos tiempos, donde es más sencillo observar y opinar cuánta ayuda necesita el mundo, la mejor manera de empezar es haciendo cosas que nos beneficien a nosotros mismos y a nuestro entorno. ¿Cómo podemos pedir que nuestra colonia o barrio mejore, que nuestra pareja sea de tal o cual forma, que las escuelas cambien su sistema educativo, o que nuestra suegra ya no sea como es, si nosotros no cambiamos tampoco?

¿Por qué es tan importante escribir nuestras metas?

Está comprobado que aquellas personas que tienen el hábito de escribir en alguna agenda o libreta las cosas que desean realizar, por pequeñas que estas sean, tienen más probabilidad de llevarlas a cabo, a diferencia de las que no.

Sucede que el acto de escribir implica un proceso cognitivo que nos ayuda a conectar tanto la parte analítica como la emocional en nuestro cerebro. Cuando estamos escribiendo razonamos, analizamos y reflexionamos sobre los proyectos, metas y sueños que nuestra mente trae. Nuestras áreas relacionadas con las emociones se activan y tan solo el hecho de imaginar que para determinada fecha queremos ver algún cambio importante en nuestras vidas, estamos conectando con la emoción que seguramente sentiremos cuando lo hayamos logrado.

Así que prepara pluma, plumones de colores, tu nueva agenda o, inclusive, asigna una libreta especial para tus proyectos grandes y pequeños de 2018.

Pasos para comenzar:

  1. Busca un día donde sepas que puedes disponer de un par de horas para esta actividad.
  2. Siéntate en un sitio tranquilo, pon tus dispositivos en silencio y si quieres añadirle un toque extra, prepárate una bebida calientita, de preferencia algún té aromático para evitar que tu estado nervioso se altere con cafeína o bebidas muy azucaradas.
  3. Reflexiona y escribe:
  • ¿Qué es lo que no te gustó de este año?
  • ¿Qué decisiones tuyas relacionas con estas cosas o eventos que no fueron de tu agrado?
  • ¿Qué aprendiste de esto que te desagradó?
  • ¿Cómo puedes usarlo a tu favor en situaciones futuras?
  • ¿Qué sí te gustó de este año?
  • ¿Qué actitudes, pensamientos y acciones tuyas influyeron en esas experiencias positivas?
  • ¿Cuál fue tu mayor logro en el 2017?
  • ¿Cómo te sentiste?
  • ¿Qué te gustaría continuar o repetir para el 2018?
  • Con respecto a tu situación actual, ¿qué deseas cambiar en los próximos 3 meses?
  • ¿Dónde quieres estar o cómo te quieres sentir para junio del 2018?
  • ¿Qué acciones necesitas emprender en las dos primeras semanas del año nuevo para que estos cambios o metas comiencen a suceder?
  • ¿Qué significado tiene para ti que logres lo que te estás planteando?
  1. Momento de hacer tu lista

Te recomiendo que incluyas frases como:

  • Deseo mejorar mi salud, en vez de “bajar de peso”.
  • Quiero aumentar mis ingresos, en vez de “tener más dinero”.
  • Voy a lanzar mi línea de productos, en lugar de “ya no quiero trabajar para mi jefe”.

El chiste de escribir tus metas no es solo hacerlo y ya, una clave importante es hacerlo en POSITIVO, con frases que te conecten con la sensación de lograrlo y no desde la carencia de no tenerlo ahora.

  1. Por último, ve trazando dead lines, es decir, pon fechas límite para cada meta. Si bien, puedes comenzar el año con dos o tres metas a corto plazo. Cúmplelas y posteriormente avanza hacia una meta mayor, misma que también agendarás y escribirás su seguimiento.

Muchas veces queremos cambiar en tan solo un mes todo lo que no hemos trabajado o en lo que no nos hemos enfocado durante meses o años, el cerebro se defenderá al ver algo inalcanzable y muy probablemente desistas si sientes que esos sueños se convierten en una amenaza o carga adicional a los problemas cotidianos.

Lo más importante para que no te frustres, desistas o te decepciones una vez más, es que conectes directamente con esa emoción que sentirás al lograrlo. Que sea una meta tuya y no copiada o impuesta por alguien más y sobre todo, que te ayude a mejorar algún aspecto de tu vida el cual tengas descuidado o necesites reforzar, y que sabes que al cumplirla, otros aspectos o áreas de tu vida también comenzarán a mejorar.

Si deseas recibir mayor asesoría para realizar tu plan acción con mayor enfoque y de manera práctica, no dudes en comunicarte conmigo.

¡Les deseo mucha dicha, felicidad y prosperidad para este año que llega!

Angy Meza

Life Coach Certificada

Tú, En Bienestar

www.angymeza.com

Share this:
Facebook Comments

Angy Meza

Con más de 5 años de experiencia en Procesos Emocionales y De Vida, Certificada como Life Coach y Facilitadora en Herramientas de Coaching por El Colegio International de Coaching Integrativo, Desarrollo Humano y Negocios, S.C., además de contar con diferentes Cursos y Workshops en el Instituto Humanista de Psicología Gestalt, Escuela Mexicana de Terapias Alternativas (EMTA) y El Centro Holístico Latinoamericano, hoy me dedico a impartir capacitación personalizada para diferentes procesos emocionales.

Sin respuesta para "Poner por escrito tus metas para el 2018 puede ayudarte a alcanzarlas"

    Deja un comentario