¡No es cierto!, la felicidad no depende de lo que hacemos

En muchas ocasiones hemos escuchado, que la felicidad está en el campo de la acción, y en una parte es cierto, pero hace falta aclarar algo importante: el ingrediente de la atención es fundamental cuando hablamos de nuestra felicidad.

El día de hoy te quiero hablar acerca de un estudio interesantísimo que hicieron dos investigadores, Killingsworth y Gilbert, en 2010 y del cual se habla en uno de los libros coordinados por Cebolla, García y Demarzo. Estos dos investigadores diseñaron una aplicación de Smarthphone en la que realizaban tres sencillas preguntas:

¿Cómo te sientes ahora mismo?

¿Qué estás haciendo ahora mismo?

¿Estás pensando en algo diferente a lo que estás haciendo?

Aunque el método es muy sorprendente, los resultados son aún más asombrosos; las tres conclusiones a las que llegaron estos investigadores son:

  1. La mente está frecuentemente en un estado de divagación (50 % del tiempo aproximadamente).
  2. Somos menos felices cuando nuestra mente divaga que cuando no lo hace.
  3. Está más relacionado con la felicidad el contenido de nuestra mente que la actividad que estamos llevando a cabo.

Es decir, tiene más impacto nuestra experiencia mental que la actividad que estamos realizando en un momento determinado. Y probablemente tengamos en nuestra propia vida alguna historia así: de algún momento en el que nos ha estado ocurriendo algo que podemos calificar como “positivo”, pero que no necesariamente nos sentíamos bien en ese instante.

Es entonces cuando la “mente despierta”, la “mente atenta” cobra una vital importancia. En los últimos años es sabido que este tipo de mente se puede entrenar a través del mindfulness, cabe aclarar que mindfulness o atención plena (como se le ha traducido) no es una técnica, es una forma de ser. Y esta forma de ser incluye dos componentes fundamentales: la atención y la disposición a dicha a atención con curiosidad, apertura y aceptación. Además de esta aclaración, existen otros puntos importantes que debemos dejar claros acerca del mindfulness, para ello te invito a leer mi artículo: Mitos sobre el mindfulness.

Por ahora, en este artículo me gustaría continuar hablando de cómo podemos divagar menos y de esta manera regular el contenido de tu mente. Aquí algunas ideas concretas:

  1. Concéntrate en lo que estás haciendo a partir de “mirar” a tu alrededor con interés. Si estás cerca de otra persona, ve cómo está vestida, cómo es su mirada, cómo es su postura en general, etc.
  2. Concéntrate en lo que estás escuchando. Si estás platicando con una persona, trata de abandonar la idea de “qué es lo que tengo que responder”, presta atención a lo que te dice la persona, escuchando cada palabra e idea que menciona. Tómate tu tiempo para que, llegado tu turno, des tu respuesta, es decir, no lo hagas en automático.
  3. Percibe los olores del lugar en el que estás. Si estás en tu oficina y te acabas de preparar un café, date un momento para olerlo.
  4. Sé consciente de los sonidos que están a tu alrededor; esto suele ser sorprendente, de pronto por estar tanto tiempo prestando atención a nuestros pensamientos, se nos escapan detalles, en este caso sonidos, que están presentes todo el tiempo a nuestro alrededor. Mantén un momento el silencio y percibe estos sonidos.

Éstas son algunas ideas que podríamos clasificar como prácticas “informales” de mindfulness, lo recomendable es combinarlas con prácticas formales. Espera muy pronto información adicional para que puedas practicar de ambas formas.

Finalmente, podríamos señalar que la felicidad no solo depende de lo que hacemos, sino también de la atención que brindamos momento a momento a nuestra existencia.

Alejandra López

https://www.facebook.com/alejandralopezmx/

Share this:
Facebook Comments

Alejandra López

Directora del Instituto del Desarrollo Óptimo. Ale lleva más de 8 años ayudando a las personas y organizaciones a desarrollar su potencial. Es pionera en México en aterrizar la Ciencia del Bienestar a entrenamientos profesionales, cursos para empresas y público en general. Su meta de vida es transformar el mundo a partir de la educación. Dentro de sus estudios se encuentran: Ciencias de la Educación, Ciencias de la Felicidad, Psicoterapia Humanista, Sexualidad Humana y Educación para el Desarrollo. Aunque es apasionada de la ciencia, Ale ha encontrado en disciplinas artísticas como el Clown y la Improvisación Teatral, recursos concretos que ayudan al autoconocimiento y la confianza personal. Su línea de interés y de investigación es la autenticidad, todo aquello que nos lleva a ser nosotros mismos; cree que ese es el camino de la felicidad.

Sin respuesta para "¡No es cierto!, la felicidad no depende de lo que hacemos"

    Deja un comentario