El fracaso puede llevarte al éxito

Yo vengo de dos secundarias y tres preparatorias, de todas fui expulsado por pelear o por malas calificaciones; tuve muchos problemas con mi familia mientras me encontraba en el apogeo de la adolescencia. Yo tenía la impresión de que ahí me iba a quedar, así, como un “niño problema” que necesitaba que los demás lo cargaran porque él no podía solo. Debo admitir que era una posición muy frustrante porque yo no quería estar ahí, pero tampoco sabía cómo salir o estar de otra forma, solo podía seguir así y había una buena parte donde ese “no puedo” era real, no solo un pretexto.

Si eres como yo, entonces, es probable que hayas estudiado en el típico modelo de: “¡Tienes todo bien! Eres increíble y tienes 10”. Bueno pues este es el tema con ese modelo, aunque no quieras, funcionas como cualquier animalito, de lo que recibas una felicitación vas a querer más y de lo que recibas castigo vas a querer menos.

En la escuela, muchas personas van a evitar reprobar a toda costa y aquellos que fracasen se les enviará el mensaje de que no deberían fracasar. Creo que la intención es linda, al final del día te cuidan, pero genera más daño del que creen. El fracaso es parte de la vida y no lo podemos evitar, aunque nos resistamos nos equivocaremos porque somos humanos y eso es, para mí de lo más valioso que tenemos.

La razón por la cual creo que los errores son de las cosas más valiosas que tenemos es que así aprendemos. Hace poco escuchaba en un podcast en el que se dedican a entrevistar a varios de los CEO’s más importantes del mundo, que uno de ellos contestó la pregunta: ¿Cuál es el peor error que has cometido durante tus años siendo parte de los puestos administrativos más importante en “x” empresa? Él contestó que una vez explotó la empresa porque una mezcla química había sido mal calculada.

Cuenta que en ese momento lo llaman y le piden que vaya a Manhattan a hablar con su jefe. Para su sorpresa, el jefe lo recibe y lo entrevista, no para despedirlo, sino para que aprenda. ¿Qué fallo? ¿Qué pudiste haber hecho distinto? ¿Cómo nos aseguras que esto no vuelva a pasar? Estas fueron algunas de las preguntas que le hicieron, a partir de ese día, él aprendió de un fracaso.

Y así es. Tristemente, lo que me faltaba hace unos años era aventarme a fallar; prefería no estudiar porque si reprobaba mínimo no fallaba, reprobaba porque no había estudiado. No me lanzaba por la niña que me gustaba porque prefería tener la fantasía de un “tal vez” que un rotundo “no”. No me aventaba a ir por lo que quería porque tenía miedo de fallar porque me enseñaron a tenerle miedo al fracaso desde que era muy pequeño.

Si tú fuiste a un modelo como el mío, es probable que también le tengas miedo y por eso hoy te hago una cordial invitación al mundo de los humanos imperfectos. Y otra a que lo intentes aunque falles, si fallas no eres mediocre, si fallas fuiste valiente porque lo intentaste y quién sabe, chance y cuando lo logres, te das cuenta de que el fracaso valió la pena.

 

Por Roberto Niño de Rivera

Evolución Terapéutica

Share this:
Facebook Comments

Evolución Terapéutica

Evolución Terapéutica Es un equipo de terapeutas con más de 10 años de experiencia innovando en metodologías que se enfocan en dar prioridad al conocimiento y manejo de las emociones para alcanzar el bienestar. Evolución Terapéutica es creador de Experiencias emocionales a la medida de las empresas, un proyecto desarrollado en conjunto con la Escuela de Gobierno del ITESM y LiberSalus. Han aplicado sus metodologías en empresas como Buró de Crédito, Nacional Financiera, Adcom Viajes y muchas más que cuentan con el reconocimiento Great place to work, logrando impactar de manera positiva en la salud emocional de los empleados. Su filosofía es ofrecer a sus pacientes un lugar en el que la razón, los sentimientos, el cuerpo y las relaciones se vean como herramientas para vivir la vida como quieres vivirla.

Sin respuesta para "El fracaso puede llevarte al éxito"

    Deja un comentario