El apego no es malo, ¡fuera mitos!

La desinformación corre como pólvora cuando se trata del apego y es que está de moda juzgar y descalificar este concepto.

Seguramente has leído y escuchado en varias ocasiones algo así:

“Amar sin apegos”.

“El arte del no apego”.

“Ser feliz sin apegos”.

“Una vida sin apegos”.

Vámonos sin rodeos: esto que acabas de leer y que tanto se repite en revistas, libros y otras publicaciones, podría ser absolutamente absurdo, imposible y falso. Por lo que si de pronto te han hecho sentir culpable por tus apegos, recomiendo que te vayas relajando… te explico por qué.

Empecemos con su significado preciso para saber de qué estamos hablando y no solo suponer (recuerda que así se hacen las falsas creencias y una vida basada en ellas, trae bastantes inconvenientes).

Apego (fuente Wikipedia y su origen etológico): “Vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos individuos, por medio de sus interacciones recíprocas y cuyo objetivo inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza, ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección”.

¿Te suena acaso a algo desordenado dentro de una relación afectiva? Haz un ejercicio de honestidad y no recurras a opiniones elaboradas de lo que se supone que “debe ser”, porque resulta que la mayoría de la gente opta por querer dar “buenas respuestas” que nos alejan de la vivencia real.

Entonces, ¿te parece insano una vinculación afectiva consolidada entre dos individuos? La seguridad, el consuelo y la búsqueda de protección entre dos seres amados tampoco debería sonarnos como algo fuera de lugar así como se plantea.

¿Qué es realmente lo que provoca esta moda de miedo al apego?

El ser humano siempre con el miedo por delante, busca evitar el daño y en ese afán, polariza sus posturas (es decir, se va a los extremos) y lo que debiera ser información preventiva, se convierte en daños que se dan por hecho:

Muchos terapeutas y no terapeutas, a través de los consejos del “no apego”, lo están confundiendo —por ejemplo—, con “codependencia” y con esas relaciones que rebasan los límites de la “comodidad” y bienestar por la cercanía física y emocional del ser amado, pasando a situaciones fuera de algo considerado “sano”, es decir, una necesidad del otro que nos resta autonomía.

No conforme con ello, se recomienda el desapego como clave de la felicidad y la plenitud.

No caigamos tampoco en esa trampa “vanguardista” de autosuperación, por favor. El enfoque terapéutico de quien les escribe, es lo transpersonal y precisamente porque abordamos el alma y la espiritualidad junto con los asuntos de la mente y el cuerpo, les hago hincapié en que meternos en esos temas merece también toda la seriedad.

Digo esto porque hablar del desapego es un recurso muy usado por quienes recurren a la espiritualidad como el equivalente a “un despojo de lo material y todo aquello que precisamente, nos apegue a las cosas”.

No, queridos amigos: el apego por sí mismo no es negativo, es algo natural que surge entre dos partes que se quieren y deciden emprender un camino de vida juntos, que disfrutan y procuran cuidarse y contribuir al bienestar mutuo.

Cualquier otra cosa que brinque el amor propio y sugiera la necesidad de encontrar en el otro la parte de autoestima que nos falta, efectivamente no es producto de algo “sano”.

Eso NO es el apego, ¡aguas! con las modas de lo que es o no bueno para ti.

Soy Jaime Lugo, terapeuta emocional y me encuentran para terapia individual en la condesa, CDMX.

Página www.jaimelugo.com | Teléfono 55 1818 8187 | Facebook | Jaime Lugo Terapeuta

También tenemos una cita cada viernes a las 11 am en mi programa “Transpersonal” entrando a www.8ymedia.com o por FacebookLive.

Share this:
Facebook Comments

Jaime Lugo

Terapeuta enfocado en emoción, mente, cuerpo y el estrecho vínculo que juntos entretejen en el ser humano. Constante estudioso de Psicogenealogía y Descodificación Biológica. También soy Maestro del Método Aplicación Mental con certificación por SEP y UNESCO, “Master“ en Reiki japon“s “Gokuikaiden“ y especialista en masaje terapéutico. Feliz de seguir el camino de lo novedoso en temas terapéuticos, de bienestar y autoconocimiento.

Sin respuesta para "El apego no es malo, ¡fuera mitos!"

    Deja un comentario