¡Agradece todo lo que has vivido y descubre lo reconfortante que es!

Por Karina Huerta

Hay un día especial, en el país vecino del norte, llamado Día de Acción de Gracias que tiene como festejo principal realizar una reunión familiar donde agradecen todo lo que les fue dado durante el año. Es una práctica muy buena que podríamos adoptar para ser agradecidos por todo lo que nos ha sucedido.

Aunque muchos lo realizamos en la Navidad o en el último día del año o el primer día del Año Nuevo.

Una vez escuché que si comenzamos a agradecer por todo lo que tenemos quitamos la carga pesada de solo pensar en lo que no tenemos, así el universo se dará cuenta de que realmente estamos conscientes de lo que sí nos es dado, con ello el universo dice, bueno si reconoces que sí tienes, por consecuencia te es dado más.

Por el contrario, si no lo has logrado, el universo nos sigue dando la oportunidad de trabajar en nosotros mismos hasta que aprendamos a ver y agradecer aquello que sí tenemos en el momento presente; suena bastante lógico. Normalmente se nos va la vida pensando que seremos felices hasta que consigamos aquello que aún no tenemos, pero nos perdemos en el estrés que nos provoca no lograrlo y no disfrutamos el momento presente, peor aun, cuando logramos tener eso que tanto anhelamos nos damos cuenta de que ahora queremos algo más y en realidad nunca logramos alcanzar nuestra propia exigencia.

En ese resumen que me gusta realizar en las últimas semanas del año de todo aquello que me sucedió, este año he puesto en mi lista de agradecimientos todos aquellos problemas, días tristes, peleas, retos, pérdidas, todo lo que me provocó dolor, angustia, miedo, insatisfacción, injusticia y melancolía, porque hoy que lo veo hacia atrás me doy cuenta de que me dejó mucho aprendizaje, me permitió ver los lados oscuros que no conocía de mí y me di la oportunidad de conocer y de entender, sobre todo aprender de las caídas.

Honestamente, cuando no entendía la vida, mis listas estaban llenas de reclamos hacia la vida, hacia Dios, hacia mí misma, porque todo lo veía como una injusticia, así que era más fácil quejarme del año que consideraba perdido porque no podía avanzar y todo eran problemas y problemas.

Ahora estoy convencida de que la vida es el plan perfecto tocado por Dios para que todo se cumpla y con ello logremos despertar en conciencia sobre todo aquello que vivimos cada día.

Cada enfermedad, accidente, pérdida, falta de recursos, mala noticia, etc., todo está lleno de bendiciones escondidas que no logramos ver cuando no hemos entrenado nuestra mente, nuestro corazón y nuestra visión espiritual.

Claramente entendí la importancia y el peso lleno de amor de la palabra GRACIAS.

Y estoy más que agradecida porque también he tenido la oportunidad de transmitir mi experiencia a más personas que han llegado a mi vida y que también merecen tener una vida plena. Así que cada mañana me despierto agradeciendo por el milagro de abrir mis ojos y tener la oportunidad de salir a la vida.

Como lo he dicho en varias ocasiones, ser espiritual no significa que estaremos libres de problemas o de tristezas, simplemente nos volvemos más conscientes, responsables y valientes para pasar por lo que la vida traiga consigo.

Tal vez no nos gusten los problemas que llegan, pero ahí están todas las oportunidades para practicar todo lo que aprendemos, ahí es donde sabremos qué tanto hemos entrenado nuestra fe y nuestra confianza, no solo en Dios, sino en nosotros mismos para darnos cuenta de que donde sea que nos coloque la vida, ahí daremos todo lo que podamos y haremos todo lo que esté en nuestras manos para encontrar nuestra paz, llenarnos de amor y por supuesto, para decir gracias desde nuestro corazón.

“Si la única oración que uno dijera en toda su vida fuera Gracias, sería suficiente”.

Te deseo que la vida te llene de bendiciones.

Share this:
Facebook Comments

Karina Huerta

Es Lic. en Administración de Empresas, con diplomado en Capital Humano. Las experiencias de vida la han llevado a experimentar un cambio de conciencia descubriendo los caminos de la espiritualidad.

Sin respuesta para "¡Agradece todo lo que has vivido y descubre lo reconfortante que es!"

    Deja un comentario